14.2.09

PAPEL SALADO...

Hoy comenzamos una nueva sección, hablaremos sobre algunas de las técnicas antiguas más interesantes, viables en su realización y de resultados comprobados. Hoy le toca el turno al "Papel Salado".

Las sales de plata y alguna de sus propiedades se conocían ya en la Edad Media, pero no fue hasta 1725 cuando Johan Heinrich Schulce descubrió su fotosensibilidad. A finales del siglo XVIII, los franceses Nicéphore y Claude Niepce y el británico Thomas Wedgwood idearon, casi simultáneamente, el uso conjunto de la cámara oscura con emulsiones fotosensibles. La emulsión denominada “papel salado” fue inventada por Wiliam Henry Fox Talbot en 1839. La primera descripción hecha por Talbot de su “papel fotogénico ordinario” fue la siguiente: “Primero escojo un papel resistente y de buena calidad; lo sumerjo en una solución débil de sal común, y lo seco con un paño, (...) después extiendo sobre un lado de la hoja una solución de nitrato de plata mezclada con mucha agua; lo seco sobre el fuego y ya puede ser utilizado de inmediato”.

Al sumergir una hoja de papel en sal común, es decir de cloruro de sodio, secarla y luego extender una solución de nitrato de plata, lo que se forma en la superficie de la hoja es cloruro de plata, sal cuya principal característica es su gran sensibilidad a la luz. El cloruro de plata al ser expuesto a la luz se va ennegrecido gradualmente, para detener este proceso es necesario fijar las sales de plata expuestas. Herschel fue quien descubrió las propiedades del tiosulfato de sodio o “hiposulfito” como fijador de los átomos de plata ennegrecidos, por cuya acción pasaban a convertirse en moléculas de plata metálica estables.

Las emulsiones a base de sales de plata se dividen. Por un lado las emulsiones POP (Printing Out Paper) que se van ennegreciendo directamente a medida que los rayos UV que atraviesan el negativo, formando de este modo la imagen. Por otro las emulsiones DOP (Developing Out Peper) que necesitan de un revelado para hacer visible la imagen latente que se ha formado durante la exposición. El papel salado pertenece al primer grupo y es útil conocer en qué consiste la formación de imagen por ennegrecimiento directo para saber qué tipo de negativo es el más adecuado.
La imagen que se va formando sobre la superficie emulsionada con papel salado actúa filtrando la luz durante la exposición, es decir, que el primer estrato de plata ennegrecida obstaculiza la penetración de los rayos UV hasta el estrato inferior de sales de plata que todavía no han reaccionado.

El efecto de filtro se acentúa en las zonas de sombras, es decir, en las partes transparentes del negativo; provocando una disminución en la velocidad de ennegrecimiento de las sales de plata. De forma escalonada, esto irá sucediendo en las demás densidades del negativo. El efecto de filtro es prácticamente imperceptible en las altas luces, es decir, en las zonas más densas del negativo; donde casi no se produce ennegrecimiento. Todo esto se refleja en el resultado final dando una gama de tonalidades muy delicadas en las altas luces, mientras que las sombras tienden a empastarse si la exposición es demasiado larga.

Así pues los mejores negativos para ser positivados con papel salado deben tener una amplia gama tonal y un buen contraste en las sombras. Se desecharán todos aquellos negativos subexpuestos o que presentan zonas de subexposición.
La sensibilización con la emulsión de papel salado de dos etapas: el salado y la sensibilización con la solución de nitrato de plata...

1 comentario:

Su Soria foto dijo...

Soy Susana Soria, te escribí una vez agradeciéndote lo bien que estaban tus apuntes de cámara técnica. Esta vez, me has vuelto a impresionar. Conciso, preciso y clarificador. Hay tanta química mal traducida en los procesos antiguos, que da gusto encontrar algo así.

Gracias