25.8.10

CRISTINA GARCÍA RODERO...

Según podemos leer en la entrevista de El Cultural a la Premio Nacional de Fotografía Cristina García Rodero, quien ha asegurado en Santander que busca editor y “un lugar donde exponer” su nueva obra Entre el cielo y la tierra, en lo que considera “momentos difíciles” porque durante la crisis económica “lo primero que se recorta es la cultura” y, por tanto, “el Estado y las fundaciones privadas han reducido las subvenciones”.
“Ahora es mucho más difícil que se concedan becas y hacer exposiciones que, cada vez se alargan más para eliminar costes”, afirmó la única española que ha conseguido entrar en la agencia fotoperiodística Magnum en rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde esta semana dirige un curso.
García Rodero ha declarado que la conversión del proceso analógico al digital ha supuesto “un desconcierto” para los que llevan casi 40 años trabajando con analógico -como es su caso-, ya que “volver a aprender otra técnica es difícil”. “Algunos nos adaptaremos y otros no, pero habrá un gran cambio”, puntualizó.
Por otra parte, anunció que su archivo fotográfico “se quedará en Magnum” cuando haya fallecido. Así, especificó que esta entidad “lleva dos o tres años trabajando sobre la posibilidad de crear una fundación para guardar los fondos y archivos”, gracias a “la donación de terrenos del Estado francés”. Pese a ello, no descartó dejar su archivo en España.

Sobre su nueva obra, la reportera explicó que es “la más madura a nivel fotográfico” que ha realizado, puesto que se trata de “un compendio” de su trayectoria y de sus “intereses personales”. La temática se basa en “la dualidad del ser humano, que comprende el cuerpo y el espíritu”, elementos “opuestos pero complementarios” que dijo haber aprovechado para “hablar de las contradicciones de la vida”.

La fotógrafa, que comenzó este trabajo en Grecia durante el año 1990, reconoció que "se necesita hasta quince años para hacer una buena obra”. Además de este proyecto, Rodero tiene hoy en día “otros temas abiertos” relacionados con “el agua y con América”.En relación con su entrada en la agencia fotoperiodística Magnum el año pasado señaló que le causó sorpresa: “Pensé que no encajaba en el perfil siendo mujer, latina y haciendo trabajos sobre cultura, fiestas y ritos a largo plazo”, concretó.
Entre las razones que le animaron a trabajar en Magnun, mencionó su interés por “dialogar con fotógrafos sabios” y que “una agencia se ocupe del aspecto comercial de su trabajo, que lo defienda, lo distribuya y los archive al morir”. A su juicio, la agencia es “el mejor recipiente” para resguardar lo que ella califica como su “tesoro, entrega y sacrificio”, que “no se pierda, esté bien custodiado y no muera con el tiempo”.

No hay comentarios: