16.1.12

Eve Arnold

Eve Arnold, 1912-2012. Nació en Filadelfia (Pennsilvania) en el seno de una modesta familia de origen ruso-judío. Sus padres habían tenido que emigrar desde Rusia cambiando el apellido originario de Sklarski por el de Arnold.
Hasta los años 40, Eve Arnold no mostró interés por la fotografía. Sus inquietudes artísticas iban más encaminadas hacia la literatura y la danza. Sin embargo, a comienzos de la década, Eve comenzó a tomar sus primeras fotografías, aún de manera muy intuitiva. Sería entre 1946 y 1948 cuando Eve Arnold recibió su verdadera formación como fotógrafa en la New School for Social Research de Nueva York a cargo de Alexey Brodovitch que por entonces era director artístico de la revista Harpers Bazaar.
Desde muy pronto, Eve Arnold destaca como una excelente fotógrafa especialmente interesada por el mundo del cine y de la interpretación en general. Sus fotografías se publican en las revistas más prestigiosas: Vogue, Paris Match, Life, Sunday Times y muchas otras. Por delante de su objetivo pasarán los mejores actores de la época, desde los veteranos y consagrados como Marlene Dietrich y Clark Gable hasta los más jóvenes y prometedores como Paul Newman. Pero, sobre todo, Eve Arnold realizará alguna de las imágenes más conocidas de Marilyn Monroe, de quien contribuirá a crear un icono del siglo XX.
En 1951, Eve Arnold ingresa como miembro asociado de la Agencia Magnum y en 1957 se convierte en miembro de pleno derecho de la misma.
En 1961 se traslada a vivir a Londres y su carrera da un giro radical. De su obra centrada en la figura de los actores y realizada básicamente en blanco y negro, se pasa a un periodo de largos viajes por países como China, Rusia, Egipto, Sudáfrica o Afganistan, en los que Eve Arnold utilizará el color en reportajes sobre el patrimonio, las costumbres o los paisajes que va descubriendo.
En palabras de Brigitte Lardinois, directora asociada del departamento de Fotografía de la Universidad de las Artes de Londres y excomisaria del centro Barbican; su trabajo en China en los años setenta fue muy importante, porque era una de las primeras en tener acceso a esa realidad y no escatimó esfuerzos para documentarse. Tomaba fotos sin juzgar al personaje, con un respeto absoluto; y afirma, su serie sobre Malcom X fue crucial.
Durante los años 80 y 90, su obra se expone en los mejores museos del mundo, y Eve Arnold recibe importantes distinciones por el conjunto de su carrera como la Orden del Imperio Británico o su incorporación como miembro honorario a la Royal Photographic Society.

No hay comentarios: