20.2.13

Rafael Sanz Lobato

Nacido en Sevilla en 1934, pero vecino de Madrid desde los nueve años, Sanz Lobato, Medalla al Mérito de las Bellas Artes en 2003 y Premio Nacional en 2011, ha hecho escuela en el documentalismo fotográfico con series como "A rapa das bestas" y "Jueves Santo y Viernes Santo en Bercianos de Aliste"...
 
“Siempre admiré los bodegones de Zurbarán y Sánchez Cotán. Morandi me fascinó cundo tuve la ocasión de contemplar sus  fabulosos bodegones en el Museo de Brera en Milan”...
 

Puede decirse que su obra se ha movido casi en las sombras de la clandestinidad. “Las causas son muchas”, explica. “En el fondo hay una sucesión de historias, todas desafortunadas. Mi primer conflicto fue en Arte Fotográfico, la revista que dirigió la vida de la fotografía española hasta 1980, único reducto para ver otro tipo de fotografía. En ella mandaba la Real Sociedad Fotográfica de Madrid, en la que entré en los 1962 y no tuve más que desencuentros con personajillos como Gerardo Vielba [presidente de la Real Sociedad Fotográfica desde 1964 hasta 1992], que me vetó una y otra vez. La fotografía española ha estado siempre dejada de la mano de los dioses. Luego, en los 80 surgieron otros centros para ver fotografía creativa. Apareció EL PAÍS con grandes fotógrafos como Marisa Flórez, quien como yo, es de las que creen que hay que separar radicalmente lo profesional de lo creativo personal. Yo nunca hablo de los 25 años que he estado haciendo publicidad para el ministerio de Cultura, grandes almacenes o campañas políticas como la que hice para el PP”...

No hay comentarios: